La Tomografía por Emisión de Positrones (Positron Emission Tomography), se basa en la utilización de moléculas marcados con isótopos emisores de positrones llamados radiofármacos, que permiten visualizar y cuantificar in vivo, la actividad metabólica del cuerpo humano.

Estos radiofármacos tienen una vida media variable de corta duración y son administrados a través de una inyección intravenosa. Simultáneamente, la Tomografía Computada Multicare (TC) más muestra el detalle anatómico que proporciona la ubicación exacta, el tamaño y la forma del tejido alterado. La combinación de la TC (información anatómica) más la del PET (información metabólica), brindan un conocimiento más exacto que cada método por separado.

En los últimos años el PET-TC ha experimentado un crecimiento exponencial, abriendo nuevas posibilidades en el campo de imágenes diagnósticas. Actualmente juega un papel esencial en el diagnóstico, estadificación, evaluación de respuesta al tratamiento y sospecha de recaídas, en múltiples enfermedades, principalmente oncológicas, que pueden ser estudiadas más tempranamente, más rápidamente y en forma más segura que con los métodos tradicionales, generando un gran impacto en la conducta terapéutica.