Hipertensión arterial y su prevención

Aproximadamente existe un 30% de hipertensos que lo desconoce. Mas del 40% de las personas con diagnostico de hipertensión arterial no están tratados. El 60% de los hipertensos el tratamiento es insuficiente y no tienen cifras tensionales controladas (menos de 140/90 mmHg).

Estos porcentajes cobran valor cuando sabemos que la hipertensión arterial es la segunda causa de insuficiencia renal y diálisis, o es responsable del 60% de los casos de enfermedad cerebrovascular y el 50% de casos de enfermedad coronaria.

Los “órgano blanco” de la hipertensión arterial son el corazón (insuficiencia cardiaca e infarto de miocardio), el cerebro (demencia y accidente cerebrovascular), el riñón (insuficiencia renal y diálisis), arterias (aneurisma y disección aortica) y el ojo (retinopatía).

El riesgo de sufrir hipertensión arterial se incrementa con la edad y si en la familia hay hipertensos.

Se han identificado varios factores de riesgo para presentar hipertensión arterial que incluyen exceso de peso; exceso en la ingesta de sodio en la dieta; poca actividad física; inadecuada ingesta de frutas, verduras y potasio; e ingesta excesiva de alcohol.

Se ha estimado que la reducción de 5 mmHg de la presión arterial sistólica reduce el 14% en la mortalidad por accidente cerebrovascular y un 9% en mortalidad por enfermedad coronaria.

Adoptar un estilo de vida saludable es importante para prevenir la hipertensión arterial. Bajar tan solo 4,5 Kg puede reducir las cifras tensionales en personas con sobrepeso. La presión arterial también se beneficia con una dieta rica en frutas, verduras y baja en grasas. La sal en la dieta debería reducirse a menos de 6 gr por día (2,4 gr de sodio). Los alimentos con mayor cantidad de sal son los fiambres y embutidos, productos “snack”, conservas, caldos y sopas concentradas; pero también la sal esta presente en el pan, los quesos e incluso el agua mineral y gaseosas. Todos los que sean capaces, hacer actividad física aeróbica como caminar al menos 30 minutos diarios la mayoría de los días de la semana. La ingesta de alcohol debería estar limitada a menos de 2 tragos diarios (menos de 300 ml de vino por día).

Para la reducción global del riesgo cardiovascular se debería dejar de fumar.

Ante la sospecha de hipertensión arterial, además del examen clínico en el consultorio, su médico le solicitara analisis de laboratorio, un electrocardiograma y un estudio de fondo de ojo; y en casos especiales probablemente deba recurrir a otros métodos complementarios.

Comments are closed.