INVESTIGACIÓN

La Fundación “Carlos Oulton” desarrolla su área de investigación. En la actualidad se realizan estudios mediante resonancia magnética sobre cuáles son las redes neuronales que sostienen la atención. Esto tiene impacto en la precisión del diagnóstico de Trastorno por Hiperactividad y Déficit Atencional. Hasta el momento se han hallado que hay cinco redes diferentes, dentro de la atención. Son la red de Alerta, la red de Orientación, la red de Control Ejecutivo, la red de Vigilancia Basal y la red de Vigilancia Ejecutiva. Esto es importante, porque las personas a veces dicen ‘que tienen problemas de atención’, siendo que la misma está subdividida en funciones que utilizan redes neuronales muy diferentes. Entonces, esta investigación permite detectar si la persona tiene, por ejemplo, un déficit en la orientación, lo que no implica que tenga problemas en el mantenimiento del alerta atencional.
También se realizan otros estudios, que serán comunicados por esta vía. Oulton dedica tiempo, compromiso y equipamiento para obtener conocimientos que benefician a toda la comunidad.

ÚLTIMOS HALLAZGOS

 En un estudio reciente se encontró que una persona que tenía una extracción quirúrgica de un meningioma de lóbulo frontal (practicada hace dos años) tenía una pérdida visual del 70% y un oscurecimiento general en la visión. Se realizó una resonancia magnética, con una secuencia novedosa, recientemente creada con la más alta tecnología. Oulton dispone no solo de la tecnología sino de personas capaces de manipularla y aprovecharla (lo que requiere una formación de excelencia en Oulton y en el exterior).
Mediante esa secuencia, se pudo hacerse una tractografía determinística, con cálculos estadísticos de conectividad (esto es muy complejo, involucra biofísica y álgebra de matrices). Sin embargo, gracias a esta tractografía, pudo comprenderse el síntoma de la paciente. Y también hallazgos que parecían sin sentido, capturados con electroencefalografía. Fue posible acceder a una fibra, que se llama fascículo fronto tomporo occipital, y lleva las señales eléctricas desde la parte delantera del cerebro hasta la trasera. Esa fibra estaba cortada. En la operación,  esa fibra quedó cortada. En el electro encefalograma se encontraban anomalías, ondas eléctricas no esperadas, en la parte occipital del cerebro, justamente, en la parte opuesta a la zona donde estaba el tumor. Ahora  pudo comprenderse porqué: la paciente, que fue operada en un centro público, no pudo acceder a rehabilitación cognitiva. Tampoco se le practicó una tractografía post- quirúrgica (hay que aclarar que esta tecnología es muy restringida en Argentina).
En la imagen adjunta se aprecia, aunque solo un experto puede interpretarla correctamente, que esta fibra, en lugar de crecer y dirigirse nuevamente hacia la zona correspondiente, giró hacia la parte medial. Y eso explica que la zona de la visión, que está intacta, y que los órganos de la visión, que están intactos, presenten alteraciones: la fibra estaba cortada, y sin rehabilitación, perdió el contacto. Esto llama la atención sobre la importancia de las evaluaciones pre quirúrgicas, post quirúrgicas, y la rehabilitación. El cerebro tiene una enorme plasticidad, pero hay que saber estimularlo. Las personas, después de la operación, tienden a quedarse en cama, haciendo reposo, pero justo es allí donde, al menos haciendo foco con una linterna que se encienda y apague repetidamente, es necesario estimular al paciente.

 

Anexo con datos técnicos para Profesionales de la Salud:

El Departamento de Investigación de la Fundación Oulton realiza investigaciones científicas para beneficio de la comunidad. Cuenta con tecnologías de primera línea internacional y convenios con investigadores  de las Universidades de Utrecht (University Medical Center, Bioimaging Lab- PROVIDI, Holanda) y Granada (España) con el objetivo de lograr, entre grupos de investigación, cooperación, participación e intercambio de integrantes, porque la ciencia es, ante todo, un producto social cuyos logros se potencian a través de la sinergia que de este modo se logra.

En la actualidad, en el Departamento nos encontramos investigando varios aspectos que hacen a la conectividad cerebral de diversas patologías que afectan al óptimo funcionamiento de este importante y maravilloso órgano.

Al insertarnos en las múltiples alternativas de análisis que se desprenden de las tan útiles imágenes que proporciona la Resonancia Magnética, podemos incursionar, por ejemplo, en el examen de la comunicación entre el lenguaje y la toma de decisiones para determinar si hay buena integración entre ellas. De no ser este el caso, en el Departamento de Investigación aplicamos avanzadas técnicas que nos permiten detectar rápidamente eventuales enfermedades.

Es este último, un particularmente difícil proceso de análisis que implica la aplicación de diversas y complejas herramientas matemáticas, pero el resultado es sumamente útil ya que es posible detectar qué caracteriza una patología para el adecuado diagnóstico del enfermo.

Ver Videos

En el Departamento de Investigación contamos con herramientas sumamente avanzadas, que permiten trabajar con una sola imagen que muestra las intensidades de las señales neuronales, en conjunto con las fibras que las conectan. Esta técnica es conocida por el nombre de “conectoma”, y es uno de los avances más prometedores en neurociencias cognitivas.

 

Uno de los pilares del Instituto Oulton es la innovación y progreso científico, lo que ha posibilitado, entre otras cosas, desarrollar dentro de la Fundación Oulton mediante el uso del recientemente incorporado equipo resonador de alto campo (3Teslas), la técnica llamada DKI (Diffusion Kurtosis Imaging) que permite hacer las reconstrucciones de la estructura cerebral más refinada posible. Así podremos observar en detalle la parte llamada “radiación óptica”, que está presente, por ejemplo, en personas con trastorno depresivo mayor, que tienen menos de 25 años, en quienes la radiación óptica transmite una gran cantidad de información que la persona siente que no puede controlar.

Estos temas son algunos que se investigan en la Fundación Oulton. Para profundizar en aspectos metodológicos y conceptuales, se requiere un arduo camino de formación, fuerte inversión tecnológica, y una decisión de generar conocimientos que beneficien a la sociedad de la cual se forma parte, ya que somos una comunidad.